5 oct. 2010

Ebrio despechado a bordo del bondi.

Domingo 26/09/2010. 03:00 HS aproximadamente. Después de esperarlo durante veinte minutos aproximadamente, me subí al 8 (ex-86) en Primera Junta; en vista de que todos los asientos se encontraban ocupados, permanecí de pie junto a un grupo conformado por tres flacos que bebían Fernet apoyando la comisura de sus labios sobre el pico de una botella de Coca-Cola: la mezcla emanaba un aroma estupendo que deleitaba mi olfato.

- Es una hija de puta, no puede hacerme esto, es una hija de re-mil putas- decía uno de los chabones, en un evidente estado de ebriedad.- La odio, te juro que la odio, la voy a cagar a trompadas; ahora no porque estoy en pedo y no me importa nada, pero mañana le voy a decir de todo, la voy a cagar a puteadas y le voy a romper la cara por hija de puta; es una hija de puta, no puede haberme dicho eso.

Sus acompañantes no emitían sonido alguno, limitándose exclusivamente a beber, mientras el tercero continuaba con su monólogo, el cual se tornó sumamente rutinario debido a la repetición constante de las mismas consignas.

- La odio, te juro que la odio; es una hija de puta, viste lo que me hizo? No puede hacerme eso, y lo que me dijo! La odio con toda mi alma, ojalá que se muera.- y le propinó un puñetazo a uno de los caños verticales pintados de amarillo que conectan el piso del bondi con el techo del mismo, atravesando el espacio vacío que los separa.
- Parááááá, che! Tranquilizate, loco! Tampoco es para tanto.
- ¡¿Pero no viste lo que me hizo?! ¡Es una hija de re-mil putas!
- Sí, yo no digo que no haya estado mal con lo que te hizo, es una mierda lo que hizo, pero tampoco para que te pongas así.
- Tenés razón, pero es una hija de puta y la voy a cagar a palos.

Un silencio de varios segundos procedió al diálogo e, inmediatamente, el pibe se puso a llorar. Yo, que para ese entonces ya había podido apoyar mi culo en un asiento situado frente a la escena, de cara a la misma, estampé mi cara contra el vidrio de la ventana para evitar reírme, mientras el flaco se lamentaba en voz alta y prolongaba su llanto durante algunos minutos más.

- Ahora que estoy en pedo, te juro que no me importa nada!- gritó de súpeto, abandonando el llanto de forma repentina- No me importa nada, y al primero que venga a romperme las pelotas, lo voy a cagar a trompadas; a cualquiera que me joda, le voy a romper la cara. Y a esa hija de puta, mañana, cuando se me pase la borrachera, cuando esté lúcido, le voy a decir de todo, la voy a cagar a trompadas! Te juro que la voy a ir a buscar a la salida del laburo y la voy a cagar a palos por hija de puta!

Un grupo de chabones que estaba en el fondo, empezó a reírse.

- ¡¿De qué se ríen, la concha de la lora?! ¡¿Nunca les pasó a ustedes?! ¡¿Nunca se enamoraron de alguien que no se enamoró de ustedes?! ¡¿Eh, EH?! YO ESTOY MAL, PORQUE ME LASTIMARON, Y A USTEDES ALGÚN DÍA LES VA A PASAR, Y SE VAN A ACORDAR DE MÍ, GILES! ¡YA VAN A VER USTEDES CUANDO LES PASE! ¡VAN A SUFRIR COMO ESTOY SUFRIENDO YO!- yo ya no sabía qué carajo hacer para disimular gestualmente mis ganas incontenibles de cagarme de risa, algo de lo que no se privaban los flacos del fondo, que seguían riéndose- ¡YO ESTOY SUFRIENDO PORQUE UNA FLOR ME LASTIMÓ! ¡SE VINO LA PRIMAVERA, Y UNA FLOR ME LASTIMÓ!

Ahí se fue a la mierda... Yo no aguantaba más, quería empezar a reírme con todo.

- ¡PORQUE LAS FLORES LASTIMAN! ¡SON TODAS UNA MIERDA LAS FLORES, COMO ÉSTA HIJA DE PUTA, SON TODAS UNAS HIJAS DE RE-MIL PUTA’!

- Che, la boca!- gritó el colectivero desde su asiento.
- ¡¿Qué te pasa a vos?!- lo desafió el chabón.
- ¡La boca, loco! ¡Ojo con lo que decís!
- ¡Yo digo lo que quiero! ¡Estoy descargando lo que me pasa!
- ¡Pero estás arriba de un colectivo donde viaja más gente además de vos, y viaja gente mayor, respetá a la gente mayor!
- ¡Yo no insulté a nadie! ¡Yo estoy diciendo solamente lo que me pasa, cómo me siento!
- ¡Decí lo que quieras, pero no malas palabras: respetá a la gente mayor que está acá arriba!
- ¡Yo no le estoy faltando el respeto a nadie, pelotudo!

El colectivero frenó, y se puso de pie.

- ¡Vení, loco, vení!

Los amigos trataban de calmarlo, mientras el colectivero avanzaba hacia él.

- Mirá, flaco: estás en un colectivo, así que cuidá la boca, acá viaja gente mayor también; y si no te gusta, te bajás- le espetó el conductor.

Los amigos le decían que se dejara de joder, y le aseguraban al colectivero que iban a callarlo. Una vez que se reinició el viaje, hubo un momento de silencio, sin embargo, el litigio no tardó mucho en volver a estallar.

- ¡Pelotudo de mierda, que venga! ¡¿Qué se cree, qué me va a callar a mí?! ¡No me importa a nada, lo voy a cagar a trompadas! ¡PELOTUDO!

Nuevamente, el colectivero frenó, dirigiéndose otra vez hacia donde se encontraba el borracho escandaloso.

- Nos bajamos, nos bajamos- le decía uno de los amigos.

En cuestión de segundos, se abrieron las puertas centrales del bondi, y los tres flacos se bajaron del mismo, el ebrio despechado siendo arrastrado a la fuerza por sus dos acompañantes, y a los gritos.

- ¡TE VOY A CAGAR A PALOS!- amenazaba al colectivero- ¡VENÍ, HIJO DE PUTA, VENÍÍÍÍÍ!

Inmediatamente, las puertas se cerraron, y el conductor regresó a su asiento. Acto seguido, y escasos segundos antes de que arrancara el colectivo, el 75% de los pasajeros que continuaban su viaje hacia el centro porteño abrieron las ventanillas y comenzaron a gritarle al borracho escandaloso –que permanecía de pie sobre la vereda escoltado por sus amigos- a través de las mismas.

- ¡BOLUUUDOOO!
- ¡PELOTUUUDOOO!
- ¡CORNUUUUUDOOOOO!

Ahí no aguanté más, y me dí el gusto de irrumpir en carcajadas.

Al finalizar las risas generalizadas, el silencio volvió a apoderarse de la tripulación.

- Yo tengo al novio de mi señora en casa, y no digo nada- sentenció el colectivero.

4 comentarios:

† Pauu dijo...

Jaja sos genial, aunque todas las cosas te pasan en los bondis ...pobre loco.

J. Narmer dijo...

JAJAJAAAAAAA

Rodrigo Campos dijo...

jajajajajajaja muy bueno

nico dijo...

"...el 75% de los pasajeros que continuaban su viaje hacia el centro porteño abrieron las ventanillas y comenzaron a gritarle al borracho escandaloso...
- ¡BOLUUUDOOO!
- ¡PELOTUUUDOOO!
- ¡CORNUUUUUDOOOOO!"

esta imagen está muy bien lograda, me hizo cagar de risa